martes, 10 de mayo de 2016

Luc Montagnier, ganador del Premio Nobel toma en serio a la Homeopatía


Dana Ullman
Homeópata basada en la evidenciaTomado de: http://www.huffingtonpost.com/dana-ullman/luc-montagnier-homeopathy-taken-seriously_b_814619.html
El Dr. Luc Montagnier, el virólogo francés que ganó el Premio Nobel en 2008 por el descubrimiento del virus del SIDA, ha sorprendido a la comunidad científica con su firme apoyo a la medicina homeopática.
En una entrevista notable publicado en Ciencia revista, de 24 de diciembre de 2010, (1) el profesor Luc Montagnier, ha expresado su apoyo a la especialidad médica menudo denostada e incomprendida de la medicina homeopática. A pesar de que la homeopatía se ha mantenido durante más de 200 años en todo el mundo y ha sido el método de tratamiento alternativo más utilizado por los médicos en Europa, (2) los médicos y científicos más convencionales han expresado escepticismo sobre su eficacia debido a las muy pequeñas dosis de medicamentos utilizados.
La mayoría de la investigación clínica llevada a cabo sobre los medicamentos homeopáticos que se ha publicado en la revisión por pares revistas han demostrado resultados clínicos positivos, (3, 4), especialmente en el tratamiento de las alergias respiratorias (5, 6), influenza, (7) la fibromialgia, (8, 9) artritis reumatoide, (10) la diarrea infantil, (recuperación de la cirugía abdominal 11) post-quirúrgica, (12) trastorno de déficit de atención, (13) y la reducción de los efectos secundarios de los tratamientos convencionales contra el cáncer. (14) Además de los ensayos clínicos, varios cientos de estudios de ciencia básica han confirmado la actividad biológica de los medicamentos homeopáticos. Un tipo de ensayos de ciencia básica, llamados en estudios in vitro, se encontró 67 experimentos (1/3 de ellos repeticiones) y casi 3/4 de todas las repeticiones fueron positivos. (15, 16)Además de la gran variedad de pruebas de la ciencia básica y la investigación clínica, una prueba más de la homeopatía reside en el hecho de que ellos ganaron popularidad en los EE.UU. y Europa durante el siglo 19 debido a los resultados impresionantes de personas con experiencia en el tratamiento de las epidemias que se prolongaron durante ese tiempo, como el cólera, el tifus, la fiebre amarilla, fiebre escarlata, y la influenza. 

Montagnier, quien también es fundador y presidente de la Fundación Mundial para la Investigación y Prevención del SIDA, afirmó: "No puedo decir que la homeopatía es la razón en todo. Lo que puedo decir ahora es que las altas diluciones (utilizados en la homeopatía) son correctas. Altas diluciones de algo no son nada.Son estructuras de agua que imitan las moléculas originales ".
Aquí, Montagnier está haciendo referencia a su investigación experimental que confirma una de las características controvertidos de la medicina homeopática que utiliza dosis de sustancias que se someten a una dilución secuencial con agitación vigorosa en el medio de cada dilución. Aunque es común para los científicos de hoy en día para asumir que ninguna de las moléculas originales permanecen en solución, la investigación de Montagnier (y otra de muchos de sus colegas) ha verificado que las señales electromagnéticas de la medicina original permanece en el agua y tiene efectos biológicos dramáticos .
Montagnier acaba de tomar una nueva posición en la Universidad Jiaotong de Shanghai, China (esta universidad se refiere a menudo como "el MIT de China"), donde trabajará en un nuevo instituto que lleva su nombre. Este trabajo se centra en un nuevo movimiento científico en el cruce de la física, la biología y la medicina: el fenómeno de las ondas electromagnéticas producidas por el ADN en el agua. Él y su equipo estudiará tanto las bases teóricas y las posibles aplicaciones en medicina. Nuevas investigaciones de Montagnier está investigando las ondas electromagnéticas que emanan de él dice el ADN altamente diluida de varios patógenos. Montagnier afirma, "Lo que hemos encontrado es que el ADN produce cambios estructurales en el agua, que persisten a muy altas diluciones, y que dan lugar a señales electromagnéticas resonantes que podemos medir. No todo el ADN produce señales que podemos detectar con nuestro dispositivo. Las señales de alta intensidad provienen de ADN bacteriano y viral ".
Montagnier afirma que estas nuevas observaciones dará lugar a nuevos tratamientos para muchas enfermedades crónicas comunes, incluyendo, pero no limitado a, autismo, enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, y esclerosis múltiple.
Montagnier primero escribió sobre sus hallazgos en 2009, (17) y, a continuación, a mediados de 2010, habló en una reunión de compañeros de prestigio Nobelists donde expresó interés en la homeopatía y las implicaciones de este sistema de medicina. (18)
las leyes de jubilación franceses no permiten Montagnier, quien tiene 78 años de edad, para trabajar en un instituto público, lo que limita el acceso a la financiación de la investigación. Montagnier reconoce que conseguir fondos para la investigación de las grandes empresas farmacéuticas y algunos otros organismos de financiación de la investigación convencional es poco probable debido a la atmósfera de antagonismo a las opciones de tratamiento de homeopatía y natural.
El apoyo de otro premio Nobel
Nuevas investigaciones de Montagnier evoca una de las historias más sensacionales en la ciencia francesa, a menudo referido como el "Benveniste asunto. ' Un inmunólogo muy respetado Dr. Jacques Benveniste., Que murió en 2004, llevó a cabo un estudio que fue replicado en otras tres laboratorios universitarios y que se publicó en la Naturaleza (19). Benveniste y otros investigadores utilizaron extremadamente diluidos dosis de sustancias que crean un efecto sobre un tipo de glóbulos blancos llamados basófilos.
Aunque el trabajo de Benveniste fue supuestamente desacreditada, (20) Montagnier considera Benveniste un "Galileo moderna" que estaba muy por delante de su tiempo y el tiempo y que fue atacado por la investigación de un tema médico y científico que la ortodoxia por error había pasado por alto e incluso demonizado.
Además de Benveniste y Montagnier es la opinión de peso de Brian Josephson, Ph.D., que, al igual que Montagnier, es un científico ganador del premio Nobel.
En respuesta a un artículo sobre la homeopatía en la revista New Scientist , Josephson escribió:
En cuanto a sus comentarios sobre las reclamaciones hechas por la homeopatía: las críticas se centraron en el infinitamente pequeño número de moléculas de soluto presentes en una solución después de que se ha diluido en repetidas ocasiones no vienen al caso, ya que los defensores de los remedios homeopáticos atribuyen sus efectos no a las moléculas presentes en el agua, pero con las modificaciones de la estructura del agua.
El análisis simplista podría sugerir que el agua, al ser un líquido, no puede tener una estructura como la que un cuadro tan exigiría. Pero casos como el de los cristales líquidos, que mientras que fluye como un fluido ordinario puede mantener una estructura ordenada a distancias macroscópicas, mostrar las limitaciones de tales formas de pensar. No se, a lo mejor de mi conocimiento, ningún estado refutaciones de la homeopatía que siguen siendo válidos después de tomar este punto en particular en cuenta.
Un tema relacionado es el fenómeno, reclamado por el colega de Jacques Benveniste Yolène Thomas y por otros para estar bien establecido de forma experimental, conocida como "memoria del agua". Si es válida, esto sería de mayor importancia que la homeopatía sí mismo, y da fe de la limitada la visión de la comunidad científica moderna que, lejos de acelerar para probar tales afirmaciones, la única respuesta ha sido la de despedir de la mano. (21)
Después de sus comentarios Josephson, que es profesor emérito de la Universidad de Cambridge en Inglaterra, se le preguntó por New Scientist editores de cómo se convirtió en un defensor de las ideas no convencionales. El respondió:
Fui a una conferencia donde el inmunólogo francés Jacques Benveniste estaba hablando por primera vez acerca de su descubrimiento de que el agua tiene una "memoria" de compuestos que, una vez disueltas en ella - lo que podría explicar cómo funciona la homeopatía. Sus hallazgos provocaron reacciones fuertes irracional de los científicos, y me ha sorprendido por lo mal que fue tratado. (22)
Josephson pasó a describir cuántos científicos hoy en día sufren de "incredulidad patológica", es decir, mantienen una actitud poco científica que se materializa por la declaración ", incluso si fuera verdad que no me lo creo".
Incluso más recientemente, Josephson irónicamente respondió a la ignorancia crónica de la homeopatía por sus escépticos diciendo: "La idea de que el agua puede tener una memoria puede ser refutada fácilmente por cualquiera de una serie de argumentos no válidos, de fácil comprensión."
En la nueva entrevista en la Ciencia , Montagnier también expresó preocupación real por la atmósfera no científica que existe actualmente sobre ciertos temas no convencionales como la homeopatía, "Me han dicho que algunas personas han reproducido los resultados de Benveniste, pero tienen miedo de publicarla debido a la intelectual el terror de la gente que no lo entienden ".
Montagnier concluyó la entrevista cuando se le preguntó si él está preocupado de que él está a la deriva en la pseudociencia, respondió con firmeza: "No, porque no es pseudociencia. No es charlatanería. Estos son fenómenos reales que merecen más estudio ".
El Spread La información errónea que los escépticos
Es notable lo suficiente para que muchos escépticos de la homeopatía en realidad dicen que no hay "ninguna investigación" que tiene muestra que los medicamentos homeopáticos funcionan. Tales afirmaciones son claramente falsas, y, sin embargo, tales afirmaciones son comunes en Internet e incluso en algunos artículos de revisión por pares. Sólo un poco de búsqueda puede dar por resultado muchos estudios de alta calidad que han sido publicados en revistas médicas y científicas de gran prestigio, entre ellos la revista The Lancet , BMJ , Pediatrics , Pediatric Infectious Disease Journal , el pecho y muchos otros. Aunque algunas de estas mismas revistas también han publicado investigaciones con resultados negativos a la homeopatía, simplemente hay mucha más investigación que muestra un efecto positivo en lugar de efecto negativo.
Inexactitudes e información errónea sobre la homeopatía son predecibles porque este sistema de medicina proporciona una amenaza viable y significativa a los intereses económicos de la medicina, y mucho menos a la misma filosofía y la visión del mundo de la biomedicina. Por lo tanto, no es sorprendente que la Asociación Médica Británica tuvo la audacia para referirse a la homeopatía como "brujería". Es bastante predecible que cuando uno va a la caza de brujas, una inevitable encuentra "brujas", sobre todo cuando existen ciertos beneficios a demonizar a un competidor potencial (la homeopatía juega un papel mucho más grande y más competitivo en Europa que lo hace en los EE.UU.).
Los escépticos de la homeopatía también han afirmado durante mucho tiempo que los medicamentos homeopáticos tienen "nada" en ellos, ya que se diluyen demasiado. Sin embargo, una nueva investigación llevada a cabo en los Institutos Indios de Tecnología respetados ha confirmado la presencia de "nanopartículas" de los materiales de partida, incluso a velocidades extremadamente altas diluciones.Los investigadores han demostrado por microscopía electrónica de transmisión (TEM), difracción de electrones y el análisis químico por plasma de acoplamiento inductivo-Espectroscopía de Emisión Atómica (ICP-AES), la presencia de entidades físicas en estas diluciones extremas. (24) A la luz de esta investigación, ahora se puede afirmar que cualquier persona que dice o sugiere que no hay "nada" en los medicamentos homeopáticos es o bien simplemente mal informado o no está siendo honesto.
Debido a que los investigadores recibieron la confirmación de la existencia de nanopartículas en dos diferentes potencias homeopáticas altas (30C y 200C) y porque se probaron cuatro medicamentos diferentes (Zincum met./zinc; reunió Aurum / oro;. Stannum met./tin, y se reunió Cuprum ./copper), los investigadores concluyeron que este estudio proporciona "pruebas concretas".
Aunque los escépticos de la homeopatía pueden asumir que las dosis homeopáticas son todavía demasiado pequeña para tener cualquier acción biológica, tales suposiciones también se han equivocado. El campo multidisciplinario de los efectos de dosis pequeñas se llama "hormesis", y aproximadamente 1.000 estudios de una amplia variedad de especialidades científicas han confirmado significativa y, a veces sustanciales efectos biológicos de las dosis extremadamente pequeñas de ciertas sustancias en ciertos sistemas biológicos.
Un número especial de la revista de revisión por pares, Humana y Toxicología Experimental (julio de 2010), se dedicó a la interfaz entre la hormesis y la homeopatía. (25) Los artículos de este número verificar el poder de dosis homeopáticas de diversas sustancias.
Por último, cabe señalar que el escepticismo de cualquier tema es importante para la evolución de la ciencia y la medicina. Sin embargo, como se señaló anteriormente por el premio Nobel Brian Josephson, muchos científicos tienen una "incredulidad patológica" en ciertos temas que en última instancia, crear un poco saludables y no científicos bloques actitud verdad real y la ciencia real. El escepticismo es la mejor cuando sus defensores no intentan cortar la investigación o interrumpa la conversación de un sujeto, pero en lugar de estudiar los medios nuevos (o viejos) para comprender y verificar fenómenos extraños pero convincentes. Todos tenemos este reto, ya que explorar y evaluar los efectos biológicos y clínicos de los medicamentos homeopáticos.
REFERENCIAS:
(1) Enserink M, Newsmaker Entrevista: Luc Montagnier, premio Nobel francés Escapes "terrorismo intelectual" para perseguir ideas radicales en China. Ciencias 24 Diciembre 2010: vol. 330 no. 6012 p. 1732. DOI: 10.1126 / science.330.6012.1732
(2) D. Ullman Medicina Homeopática: de Europa # 1 Alternativa para los médicos.http://www.huffingtonpost.com/dana-ullman/homeopathic-medicine-euro_b_402490.html
(3) Linde L, N Clausius, Ramírez G, et al., "¿Son los efectos clínicos de la Homeopatía efectos placebo? Un meta-análisis de ensayos controlados con placebo, "The Lancet, 20 de septiembre de 1997, 350: 834-843.
(4) Lüdtke R, Rutten ALB. Las conclusiones sobre la eficacia de la homeopatía dependen en gran medida el conjunto de ensayos analizados. Journal of Clinical Epidemiology. Octubre de 2008. doi: 10.1016 / j.jclinepi.2008.06 / 015.
(5) Taylor, MA, Reilly, D, Llewellyn-Jones, RH, et al, ensayo controlado aleatorizado de la homeopatía frente a placebo en la rinitis alérgica perenne con visión de conjunto de cuatro Series juicio, BMJ, el 19 de agosto de 2000, 321:. 471- 476.
(6) Ullman, D, El excremento, M. Una revisión de Investigación homeopática en el tratamiento de las alergias respiratorias. Revisión medicina alternativa. 2010: 15,1: 48-58. http://www.thorne.com/altmedrev/.fulltext/15/1/48.pdf
(7) Vickers AJ. Oscillococcinum homeopático para la prevención y el tratamiento de los síndromes de la gripe y la influenza. Revisiones Cochrane. 2009.
(8) de Bell IR, Lewis II DA, Brooks AJ, et al. estado clínico mejorado en pacientes con fibromialgia tratados con remedios homeopáticos individualizados versus placebo, Reumatología. 2004: 1111-5.
(9) Fisher P, Greenwood A, Huskisson CE, et al, "Efecto de tratamiento homeopático en Fibrositis (Primaria fibromialgia)," BMJ, 299 (5 de agosto, 1989):. 365-6.
(10) Jonas, WB, Linde, Klaus, y Ramírez, Gilbert, "La homeopatía y la enfermedad reumática," la enfermedad reumática Clinics of North America de febrero de 20001: 117-123.
(11) J Jacobs, Jonas WB, Jiménez Pérez-M, D Crothers, Homeopatía para la diarrea infantil: resultados combinados y meta-análisis de tres ensayos aleatorizados, los ensayos clínicos controlados, Pediatr Infect Dis J 2003; 22: 229-34.
(12) Barnes, J, Resch, KL, Ernst, E, "Homeopatía para el íleo postoperatorio: Un meta-análisis," Journal of Clinical Gastroenterology, 1997, 25: 628-633.
(13) H, Thurneysen A. El tratamiento homeopático de los niños con déficit de atención con hiperactividad: un estudio aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo ensayo cruzado. Eur J Pediatr. 2005 Dec; 164 (12): 758-67. Epub 2005 27 Jul.
(14) Kassab S, M Cummings, Berkovitz S, van Haselen R, medicamentos homeopáticos para P. Fisher efectos adversos del tratamiento oncológico. Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas 2009, Número 2.
(15) Witt CM, Bluth M, Albrecht H, Weisshuhn TE, Baumgartner S, Willich SN. Las pruebas in vitro para un efecto de altas potencias homeopáticas, una revisión sistemática de la literatura. Ther complementar Med. 2007 Jun; 15 (2): 128-38.Epub 2007 28 de Mar.
(16) Endler PC, ladrones K, Reich C, P Matthiessen, Bonamin L, C Scherr, Baumgartner S. repeticiones de modelos de investigación fundamentales para las diluciones preparadas de forma homeopática más allá de 10-23: un estudio bibliométrico. La homeopatía, 2010; 99: 25-36.
(17) Luc Montagnier, Jamal Aissa, Stéphane Ferris, Jean-Luc Montagnier, Claude Lavallee, señales electromagnéticas son producidas por acuosa nanoestructuras Derivado de secuencias de ADN bacteriano. Interdiscip Sci Comput Life Sci (2009) 1: 81-90. 

Http://www.springerlink.com/content/0557v31188m3766x/fulltext.pdf
(18) El premio Nobel da la homeopatía un impulso. El australiano. 5 julio, 2010.
(19) Davenas E, F Beauvais, Amara J, et al. (Junio ​​de 1988). "Desgranulación de basófilos humana provocada por antisuero muy diluida contra IgE". Naturaleza 333 (6176): 816-8.
(20) Maddox J (junio de 1988). "¿Se puede evitar una tragedia griega?".Naturaleza 333 (6176): 795-7.
(21) Josephson, BD, Carta, New Scientist, 1 de noviembre de 1997.
(22) George A. Lone Voces especial: Tomar la palabra de nadie para ello. New Scientist. 9 diciembre, 2006.
(23) Comunicación personal. Brian Josephson a Dana Ullman. 5 enero, 2011.
(24) Chikramane PS, Suresh AK, Bellare JR, y Govind S. extremos diluciones homeopáticas conservan materiales de partida: Una perspectiva de nanopartículas.Homeopatía. Volumen 99, número 4, octubre de 2010, 231-242.
(25) Humano y Toxicología Experimental, julio de 2010: http://het.sagepub.com/content/vol29/issue7/ 

Para tener acceso a copias gratuitas de estos artículos, consulte: http://www.siomi.it/siomifile/siomi_pdf /BELLE_newsletter.pdf
2010-11-05-dana2.jpg
Dana Ullman, MPH, es el principal portavoz de Estados Unidos para la homeopatía y es el fundador de www.homeopathic.com . Es autor de 10 libros, entre ellos su éxito de ventas, Guía de todos a los medicamentos homeopáticos . Su libro más reciente es, La Revolución Homeopática: ¿Por qué Los famosos y héroes culturales Elija Homeopatía (el prólogo de este libro fue escrito por el Dr. Peter Fisher, el Médico de Su Majestad la Reina Isabel II). Dana vive, prácticas, y escribe de Berkeley, California.

viernes, 29 de abril de 2016

Enfermedad tiroidea autoinmune: ejemplo de la tiroiditis de Hashimoto

Tomado de: http://us7.campaign-archive1.com/?u=8e91f9893fd5944c0b88373ed&id=7e54a13aa0&e=14209a7e24
Dra. Petra Blum
Tegernsee, Alemania

Introducción

La enfermedad de Hashimoto (también denominada tiroiditis de Hashimoto) forma parte del grupo de las enfermedades tiroideas autoinmunes. Se trata de una enfermedad linfocítica crónica, descrita por primera vez en 1912 por Hakuro Hashimoto, con cuyo nombre también fue bautizada.

Desde el punto de visto epidemiológico constituye la forma de tiroiditis más frecuente, con una prevalencia del 5-10%. También es la causa más común de hipotiroidismo y se presenta sobre todo en mujeres de 30 a 50 años. La relación de las tasas de incidencia entre mujeres y hombres es de 9:1. Existe una predisposición hereditaria a padecer la enfermedad. A menudo se asocia a los genotipos HLA-DQ-2 y DQ-8, pero también a DR-2, DR-3, DR-4, DR-5 y a HLA-A-1, HLA-B-8, HLA-B-16, HLA-DQ-3. Por ello, muchas veces aparece conjuntamente con otras enfermedades autoinmunes.

En general, se puede diferenciar entre los siguientes tipos de tiroiditis autoinmunes:
  • la "tiroiditis silente" con una evolución leve y en parte temporal.
  • la tiroiditis linfocítica postparto: aproximadamente el 4% de las embarazadas la padecen; se puede describir como una afección pasajera y subclínica de la función tiroidea, que va acompañada a menudo de la presencia de anticuerpos anti-tiroperoxidasa positivos (anti-TPO).
Además, también se observan casos de inducción iatrogénica como, por ejemplo, por citoquinas (tratamiento con interferón (IFN) o interleuquina 2 (IL-2)) o procesos patológicos inducidos por amiodarona. En muy pocos casos se diagnostica un estruma de Riedel (tiroiditis de Riedel), una enfermedad crónica caracterizada por la aparición de un proceso de fibrosis invasiva y en la que la glándula tiroides adquiere una consistencia de extrema dureza.
 
Desde el punto de vista histológico, la enfermedad de Hashimoto es una tiroiditis linfocítica en la que participan linfocitos T citotóxicos y que puede evolucionar en estadios avanzados a una fibrosis o incluso a atrofia.
 
Los síntomas son muy diversos y van desde agotamiento, estados depresivos, sudoración excesiva, problemas cutáneos, caída del cabello hasta problemas de peso, alteraciones en las deposiciones y dolores articulares cambiantes. En conjunto, muestra una múltiple sintomatología clínica.
 
Normalmente, para confirmar el diagnóstico, se estudian los parámetros siguientes en lasanalíticas de laboratorio: anticuerpos antitiroperoxidasa (anti-TPO, también llamados anticuerpos antimicrosomales) (positivos en el 95% de los casos), anticuerpos antitiroglobulina (anti-TG) (alrededor de un 70% positivos), triyodotironina libre (fT3), tiroxina (T4) y tirotropina (TSH).
 
También  se realiza un diagnóstico por imagen mediante ecografía o escintigrafía.
 
El tratamiento clínico del hipotiroidismo consiste, por lo general, en la administración de la levotiroxina y la administración de 200 μg de selenito de sodio (este último abordaje no se utiliza siempre, debido a una supuesta demostración científica insuficiente).
 
Además, no se deben olvidar los efectos que tienen sobre la función tiroidea el alto número de medicamentos que se prescriben a menudo a pacientes pluripatológicos.
  • Disminución de la secreción de TSH: dopamina, glucocorticoides, ocreótido.
  • Disminución de las hormonas tiroideas: litio, aminoglutetimida.
  • Disminución de la absorción de T4: sulfato ferroso, colestiramina, hidróxido de aluminio, sucralfato.
  • Aumento de las hormonas tiroideas: amiodarona, yoduro.
  • Reducción del transporte a través de la concentración de globulina fijadora de tiroxina (TBG): andrógenos, esteroides anabólicos, glucocorticoides.
  • Disminución de la actividad de la enzima 5’-deiodinasa: propiltiouracilo, amiodarona.
  • Aumento del transporte a través de la concentración de TBG: estrógenos, tamoxifeno, heroína, metadona, fluoruracilo.
  • Desacoplamiento de sitios de unión a proteínas y con ello alteración del comportamiento de transporte: furosemida, fenclofenaco, salicilato y ácido mefenámico.
  • Alteración de T3 y T4 por aumento del metabolismo hepático: fenobarbital, rifampicina, fenitoína, carbamazepina.

Cofactores desencadenantes de la enfermedad de Hashimoto

Como en todas las enfermedades autoinmunes, también en la tiroiditis de Hashimoto existen otros aspectos implicados. A continuación enumeramos los factores desencadenantes de la enfermedad que son más frecuentes: la genética, la intolerancia al gluten, la deficiencia de vitamina D, la dominancia de estrógenos, la resistencia a la insulina (que algunos autores ven como el motor impulsor de la enfermedad de Hashimoto), el estrés, las toxinas, los metales pesados, y también las inflamaciones e infecciones crónicas por el virus de Epstein-Barr (EBV) o la Yersinia enterocolitica.

La intolerancia al gluten o enfermedad celiaca está genéticamente determinada. Según los conocimientos científicos actuales, se vincula a la expresión de determinados antígenos HLA de la clase I y II: HLA-A1, HLA-B-7, B-8, Cw7, HLA-DQ1, DQ2, DQ3, DQ8, HLA-DR-3 y DR-7. En los estudios científicos se señalan principalmente HLA-DQ2 y DQ8 como factores de riesgo. Existe también una combinación de alelos de riesgo para la intolerancia al gluten y la enfermedad de Hashimoto: HLA-A1, HLA-B-8, HLA-DQ-3. Esto podría explicar por qué simplemente una dieta sin gluten mejora notablemente la tiroiditis de Hashimoto.

Naturalmente, al igual que en cualquier enfermedad autoinmune, la concentración de vitamina D debe estar completamente equilibrada.

Por otro lado, se sabe que la TBG se ve incrementada en casos de dominancia a estrógenos. Esto hace que se ligue demasiada hormona tiroidea libre y que se reduzca su disponibilidad para la transformación de T4 en T3. Además de este aspecto, existen otros factores implicados en la regulación de las interacciones hormonales, si bien, no podemos adentrarnos en ellos en este punto.

Para la función tiroidea es importante también el intestino. A continuación, se describe brevemente el metabolismo hormonal completo de la glándula tiroidea.

En su mayoría, la T4 se convierte en T3 en el hígado. De ella, una pequeña parte se mantiene en forma de T3 inversa inactiva (alrededor de 1/5 de la hormona tiroidea) que se activa en el intestino gracias a una flora intestinal sana. Una cantidad considerable de T4 se transforma en T3 activa en el tejido periférico. Con esto, queda patente la participación del intestino en el metabolismo tiroideo. La flora intestinal sana controla hasta alrededor del 20% de la función tiroidea. Las infecciones bacterianas del intestino influyen negativamente en la función de la glándula tiroidea, dado que los lipopolisacáridos de las bacterias gram negativas pueden reducir la concentración hormonal al debilitar los receptores. Esto da lugar a un aumento de la T3 inactiva y a una disminución de la TSH.

También las toxinas y los metales pesados están relacionados con las enfermedades autoinmunes por sobrecarga de los sistemas de detoxificación individuales del organismo, con las consiguientes alteraciones del sistema inmunitario.

Los denominados estresores inmunes, como las cargas virales crónicas o las infecciones por el EBV, el virus de la hepatitis C, la enfermedad de Lyme o las infecciones por hongos, también se deben tener en cuenta como factores desencadenantes de tiroideopatías autoinmunes.

Perspectiva terapéutica holística

La estrategia terapéutica comprende una amplia gama de tratamientos, y va mucho más allá de la mera terapia de suplementación con T4 o también T4/T3 (en trastornos de conversión). En primer lugar, se debe prestar atención a que el paciente realice suficiente actividad física diaria. Se debe introducir un cambio de dieta con alimentos alcalinos, frescos y recién preparados (antiinflamatorios). La dieta sin gluten —incluso cuando no se detecta una asociación con HLA— ha dado muy buenos resultados. Los complementos de selenio de 200 μg al día (de los que, desde mi punto de vista, sí existen estudios suficientes al respecto) así como los nosodes de sangre propia (en diluciones de 10000 K, 2 glóbulos al día) son también la base del tratamiento.

En la literatura científica existe controversia en cuanto a administrar complementos de yodo, sobre todo cuando el balance de yodo está equilibrado. Además, debe determinarse individualmente si conviene realizar una posible sustitución hormonal. También se debe dar gran importancia al apoyo de los sistemas de detoxificación y, desde luego, al tratamiento de la microbiota intestinal a fin de reactivar el mencionado 20% de la T3 activa. Según mi opinión, el virus de Epstein-Barr (EBV) y laYersinia se asocian con mucha frecuencia con las enfermedades tiroideas. En este contexto, he podido constatar una proporción relativamente alta de reactivaciones del EBV en estadios iniciales, que trato de forma eficaz mediante la fórmula de Micro-Inmunoterapia EBV. En el caso de la presencia de Yersinia, se puede prescribir el correspondiente nosode en combinación con la fórmula EID.

Referencias bibliográficas

  1. Gerd Herold und Mitarbeiter: Innere Medizin 2014. Eigenverlag 2013.
  2. Datis Kharrazian: Schilddrüsenunterfunktion und Hashimoto anders behandeln. VAK Verlag 2013.
  3. David Brownstein: Iodine – why you need it. Eigenverlag 2009
  4. Dr. Jonathan Wright, Dr. Lane Lenard: Bioidentische Hormone: Alles, was Sie wissen müssen. VAK Verlag 2013

lunes, 25 de abril de 2016

El cuerpo vivido, nuevo objeto biológico y científico

Dr. Philippe Marchat

1) ¿POR QUÉ DEFINIR EL OBJETO DE LA HOMEOPATÍA?
La "medicina clásica" se atribuye fácilmente el título de medicina científica mientras que la homeopatía posee un estatus frágil y marginal. Hace falta no ver el toque de la mala fe y de hostilidad que la primera manifiesta respecto a la segunda. ¿O es que la homeopatía sufre de una carencia, de una deficiencia intrínseca que la hace frágil? Si nos referimos a la definición de lo que es una ciencia, a saber "un cuerpo de conocimientos poseedor de un objeto determinado y reconocido, y un método propio", hay que constatar que la homeopatía sufre de una carencia fundamental muy perjudicial. Así como nuestra disciplina posee de forma innegable un método propio, que los modernos trabajos de Scholten, Sankaran y otros continúan puliendo, es innegable que, hasta ahora, hemos sido incapaces de definir su objeto. Este objeto es la enfermedad (y el
enfermo) y lo que hay en ella (o en el) de mas singular, de mas individual. Ahora bien, después de Aristóteles, se sabe que no hay más ciencia que la general. La pregunta es pues: ¿Como hacer de un objeto tan singular un objeto "general"? ¿Como salir adelante con este juego de manos? Recurriendo al concepto de cuerpo vivido, el cual yo he propuesto y que llevo años manteniendo, y sobre el que vuelvo para hacer descubrir ciertas facetas que yo no había captado suficientemente bien anteriormente.
Desarrollaré mi propósito en tres puntos. En primer lugar recordaré que, disponer de un objeto es una apuesta esencial para el futuro de la homeopatía. Segundo, trataré de apoyar, gracias a ciertos datos científicos modernos, este objeto, el cuerpo vivido, poniendo al día su aspecto biológico, especialmente en lo que concierne a los medicamentos homeopáticos vegetales y animales. Para los minerales, solo señalaré algunas generalidades para volver sobre ellos en un artículo ulterior. Y finalmente, señalar la extraordinaria oportunidad que ofrece, a mi parecer, esta conceptualización: hacer de nuestro objeto, el cuerpo vivido, un nuevo objeto biológico, universal e ineludible en los campos de la medicina y de la ciencia.
Se deja demasiado de lado que no es posible intercambiar con los demás si no se dispone de un lenguaje común, es decir de conceptos y objetos comunes. El otro no nos puede "entender", escuchar y responder mas que a condición de identificar y reconocer sin demasiadas dificultades, incluso aproximadamente, de que se le habla y de lo que nos estamos ocupando. Se olvida demasiado a menudo que no se puede simplemente hablar juntos, sin disponer de un mínimo vocabulario común. ¿Porqué los matemáticos y los físicos intercambian fácilmente?. Porque ellos disponen de herramientas comunes, ecuaciones, teoremas, métodos de cálculo. ¿El lingüista y el psicoanalista? Porque el lenguaje es su objeto común, esencial en cada una de las dos disciplinas. ¿El geógrafo y el economista? Porque por ejemplo, la planificación del territorio es un objeto que los dos tienen en común. ¿El antropólogo y el genetista? Porque el problema de la datación de las especies y el concepto de evolución son propios a las dos disciplinas. Hace falta pues atreverse a preguntar : ¿cómo la medicina "clásica" y la comunidad científica podrían establecer un debate con una disciplina incapaz de definir su objeto? Cómo hacerse entender, y ser tomado seriamente con un léxico como: miasmas, energía vital, similimum, ley de similitud, sin hablar de sicosis, luesis, psora etc. Ninguno de estos conceptos es "exportable", compartible, comprensible para un médico o un científico ajeno a la homeopatía. Ahora bien, aquí estamos muy lejos de la "jerga" propia de toda disciplina; nos encontramos ante una incapacidad de definirnos.

2) EL CUERPO VIVIDO, OBJETO DE LA HOMEOPATÍA
Ya he presentado este concepto en los números 49 (noviembre 2003) y el 52 (diciembre 2004) de la Revista Homeopática . Así pues no detallaré el contenido de ese concepto y remito a los lectores a estos dos artículos para su conocimiento. Este concepto lo he construido o, en cierto modo, "retomado" a partir de la fenomenología, disciplina de la filosofía de la que yo he tomado todo lo que presenta de proximidad con la homeopatía, durante los estudios de filosofía que emprendí al finalizar mis estudios de medicina. Esta rama de la filosofía, nacida a principios del siglo XX, preconiza una "vuelta a las cosas mismas", desmarcándose así netamente de la empresa de objetivación científica. Esta "vuelta a las cosas mismas" no es otra cosa que tomar en cuenta la experiencia del mundo tal y como nosotros la" vivimos"; para la medicina, la de la enfermedad tal y como el enfermo la "vive". Es decir, cada uno la presiente, con mucha precisión como lo hace la homeopatía, con las localizaciones, sensaciones, modalidades etc.
¿Por qué el término de "cuerpo vivido" y no simplemente "lo vivido"? Si insisto en la expresión de cuerpo vivido, es por la siguiente razón : Hablar simplemente de "vivido" nos llevaría a deslizarnos hacia un tipo de auto-interpretación del paciente, de introspección o de vivido puramente emocional o psíquico. Mientras que el concepto de cuerpo vivido indica que no se trata de una observación del sujeto sobre si mismo, sino de que lo que él experimenta y vive a través y dentro de su cuerpo, la mayor parte del tiempo sin saberlo. Esto indica también que no existe, para la homeopatía, una distinción radical cuerpo/psiquismo/espíritu; todo lo que experimenta el sujeto es vivido simultáneamente en diversas esferas. Así pues, la enfermedad es una perturbación "vital", en absoluto una perturbación de la energía vital.
Toda la semiología homeopática puede calificarse de vital. Hacer del cuerpo vivido el objeto de la homeopatía quiere decir que lo importante para ella, lo decisivo, es la enfermedad en tanto que experiencia "vital", en tanto que acontecimiento que sobreviene en mi vida y que altera mi vida. Recordemos las palabras de Hahnemann: "la enfermedad es una modificación del comportamiento y del sentir". Es como decir que la enfermedad es una modificación del cuerpo vivido. Una vez bien entendida esta dimensión vital de la homeopatía, se percibe mejor la necesidad de deshacerse del concepto de energía vital. Aquellos que insisten sobre la enfermedad en tanto que perturbación de la energía vital se equivocan. La enfermedad, para la homeopatía, es una perturbación vital, "una modificación del sentir y del actuar", una perturbación que yo siento y que he experimentado en mi vida, una perturbación que yo "vivo".
La enfermedad es una nueva relación que yo mantengo con las cosas, con los otros y con el mundo. Esto, el juego de las modalidades lo expresa muy bien. ¿Qué es sino una perturbación vital, una alteración en mi vida y en mi relación con el mundo, el hecho de tener una tos agravada por el calor, mejorada por beber bebidas frías o una tos agravada en compañía? El recurso de algunos al concepto de energía vital descansa en su confusión entre "vital" en tanto que adjetivo y "vital" en tanto que sustantivo.
Remito a los lectores interesados en este punto al artículo que he consagrado a este tema en el número 52 de la Revista Homeopática.

3) LAS BASES CIENTÍFICAS DEL CUERPO VIVIDO
Lo que es particularmente interesante en el concepto de cuerpo vivido, es que permite relacionar nuestro método de observación en un objeto no solamente "teórico" sino basado científicamente. Este concepto permite, especialmente para los medicamentos vegetales y animales, anclar la práctica homeopática y su estatus teórico dentro de los datos biológicos eminentemente modernos. Gracias a ello, la homeopatía se confirma de hecho, mas en consonancia con los datos científicos mas "punteros", que la aproximación objetivante, o manera "clásica". Algunos se asombran a veces de que yo parece que busque dar las bases científicas a la homeopatía. Para mi este enfoque es natural, deseable y el mas pertinente para asentar radicalmente la originalidad, la especificidad, y la irreductibilidad de la homeopatía y su objeto. La singularidad de la homeopatía, según mi parecer, no hay que buscarla mas allá de la ciencia sino en una visión novedosa de ella misma. Mi ambición es que podamos llegar a traer sobre la escena medica y científica un objeto biológico tan nuevo que lleve a reconsiderar los datos científicos actuales sobre el ser humano. Pero para esto, necesitamos herramientas. Y los conceptos son herramientas extraordinariamente poderosas. Globalidad, tejido psicofísico e integración biológica Distinguimos fácilmente los síntomas físicos y psíquicos del paciente, así como distinguimos los del enfermo y los de la enfermedad. Por tanto estas distinciones sólo se hacen por abuso de lenguaje, ya que en homeopatía, todo esta "tejido" intima y permanentemente. Este aspecto "entretejido" no se ha tenido en cuenta en su justo valor. Ahora bien, es de una importancia capital desde el punto de vista científico ya que introduce una nueva dimensión de la biología. Todos sabemos que el cuerpo no es un simple ensamblaje de órganos, una suma de funciones bien diferenciadas. El conjunto del funcionamiento orgánico descansa sobre los fenómenos de interacción, de feed-back, de integración intra e inter sistémicas. A grosso modo, el psiquismo, el sistema nervioso central y periférico (voluntario y vegetativo), endocrino e inmunitario constituyen los cuatro meta-sistemas integrados entre si, que se influencian mutuamente y funcionan de acuerdo. Pero la neurobiología moderna lo ha demostrado (1) es el conjunto del cuerpo, en sus manifestaciones más "periféricas" y locales el que interacciona permanentemente con el cerebro y participa activamente del funcionamiento emocional y racional, es por esto que este autor califica la dicotomía cuerpo/espíritu de "Error de Descartes" (2).
La globalidad de la acción homeopática es pues completamente biológica. En aras de la simplicidad, solamente apoyaré mi proposición sobre la doble integración neuroendocrina . Cada uno de nosotros sabe que los funcionamientos neurológico y endocrino están fuertemente integrados. Sólo hay que ver el papel esencial que juega, para cada uno de ellos, el hipotálamo. Situado en la base del cráneo, está conectado con las principales regiones cerebrales, especialmente las áreas sensoriales, pero se encuentra también unido, por un tallo fibroso, a la hipófisis, verdadero director de orquesta de todo el sistema glandular, que le está completamente subordinado. El hipotálamo es así una estructura indistintamente neurológica y hormonal. Sus
funciones principales conciernen a la regulación de la homeostasis del organismo y el control de los comportamientos llamados "fundamentales", los más animales, es decir los que entendemos que aseguran la supervivencia del individuo (alimentación y defensa del organismo) y de la especie (búsqueda de pareja sexual y reproducción). Pero el hipotálamo mantiene también con el neocortex lazos que "dan" a estos comportamientos fundamentales una coloración psicológica y emocional indiscutible. Nos encontramos pues, de hecho, ante una triple integración psiconeuroendocrina.
Todo esto, que esta extremadamente simplificado en relación a los conocimientos científicos disponibles, muestra que, si la homeopatía se basa en la unidad psicofísica del enfermo, si descansa en una semiología de cuerpo vivido y posee una acción indiscutible sobre él, en su individualidad y en su globalidad, es efectivamente porque el psiquismo no se puede separar del cuerpo, en todo caso no completamente, porque la esfera neurológica no se puede separar, sin artificio, de la esfera hormonal, ni del sistema inmunitario, porque los fenómenos hormonales de feed-back y de retro-control neurológico, amplificador o inhibidor, intervienen permanentemente, porque, en efecto, cada célula, cada órgano, cada función esta "integrada" a un funcionamiento global del organismo.
Me parece capital poder hacer entender a la comunidad científica y médica en su conjunto, que la toma en consideración de la unidad psicofísica del ser humano por la homeopatía "toma soporte", se sostiene, y "resulta" de la organización biológica. Esta unidad psicofísica responde perfectamente, conceptual y biológicamente, al concepto de cuerpo vivido. Ésta designa un objeto científico y biológico nuevo que debería dar a la homeopatía los medios para asentarse mas profundamente y mas íntimamente en el conocimiento científico moderno. Fuentes medicamentosas homeopáticas y genética de la evolución La homeopatía posee una particularidad singularmente sorprendente y muy rica de potencial heurístico en el pialo científico. Pensando en nuestra utilización de remedios minerales, vegetales y animales de los cuales basamos la indicación bajo la toma en consideración de una semiología basada en similitudes muy fuertes entre la semiología del paciente y las propiedades fisicoquímicas de los minerales, las propiedades botánicas de los vegetales, los rasgos de comportamiento propios a tal o cual animal singular.
¿Como explicar esto, sin "contentarnos" con pseudo explicaciones como el recurso de la energía vital? ¿Como devolver esta posibilidad, de manera creíble y admisible, a los ojos de la comunidad científica? Aquí de nuevo, el concepto de cuerpo vivido me parece crucial. En efecto, el hecho que el arsenal homeopático se ancle, con tanta singularidad y tanto parentesco, en los reinos mineral, vegetal y animal no sería nada chocante en el plano científico si no lo refiriéramos demasiado a menudo, a concepciones totalmente anacrónicas. Es importante pues poner al día los cimientos científicos del cuerpo vivido. Esto es lo que creo que puedo esbozar aquí. La homeopatía abre un horizonte científico totalmente nuevo . Esta se basa en ciertos datos científicos a los cuales da contenido y una función totalmente desconocidos hasta hoy. Desarrollaré aquí, lo que yo llamo la biológica de los medicamentos homeopáticos animales y vegetales. Sin ella, nuestra toma del caso, nuestra forma de prescribir solo podría aparecer como fantasiosa, "intuitiva", incluso insensata. En cuanto a los medicamentos homeopáticos minerales, el enfoque se debe mas a las propiedades físico-químicas de los elementos de la tabla periódica de Mendeléyev. Volveré sobre ello en un artículo independiente de este. El ser humano es fruto de millones de años de evolución biológica. Sus lazos con los minerales, las plantas y el mundo animal se basan de hecho, en su lejano origen común ya que el ser humano es el "resultado evolucionado" de viejos ancestros de los que no está todavía desvinculado, ni alejado. Recordaré aquí muy (demasiado) someramente algunos datos bien establecidos. El hombre posee el 99% de los genes y 12 cromosomas idénticos a los del chimpancé. Un poco más del 98 % de su producción proteica es idéntica a la de este primate. Por otro lado, todos nuestros constituyentes fundamentales, cada uno de los "ladrillos elementales" de nuestro organismo, es uno de los elementos de la clasificación periódica de Mendeléyev. Así pues ninguno de los constituyente elementales del ser humano le es propio. Ninguno. Los datos científicos más recientes demuestran incluso que toda la evolución, que ha dejado sus huellas y sus cimientos en el hombre, es una evolución pre-humana o no humana en un 99%. Aquí encontramos una explicación completamente científica y "materialista" al interés subrayado por Rajan Sankaran de la toma en consideración de los síntomas y sensaciones que el bautiza como "non human specific", igualmente ello mismo da toda su biológica al enfoque de individualización del origen del medicamento (la cepa original), sobre la cual trabaja Marc Brunson en Bélgica.
Los vegetales, lentamente salidos del reino mineral, han dado origen a los primeros animales acuáticos que, al salir del agua han dado origen a los ancestros de los dinosaurios, aves y mamíferos, los mamíferos mismos han tenido su origen en los reptiles. El parentesco del ser humano con el conjunto del universo, parentesco del cual la semiología homeopática es testigo sutil, está, en efecto basada en un parentesco genealógico ampliamente apoyado en el plano científico. Pero hay que comprender que este parentesco genealógico ha "dejado más que huellas" estructurales, contrariamente a lo que piensa el mundo médico actual. Lo que atestigua la homeopatía, y que explica su bio-lógica, es que este parentesco, esta proximidad genealógica se
expresa funcionalmente, a diario y plenamente, en cada uno de nosotros. Si basamos la prescripción de nuestros medicamentos en los signos y síntomas que parecen "prolongar" en el ser humano las propiedades, cualidades y relaciones presentes, según ciertas modalidades y en grados distintos, "en" los minerales, vegetales o animales, es porque nuestro organismo a "conservado", integrado y se ha humanizado a partir de, y sobre las estructuras y las funciones muy anteriores y menos elaboradas. Como ciertos genes reguladores denominados Hox, que ponen en su lugar el plan de organización de un embrión humano. Extremadamente próximos los genes juegan un papel comparable al de un animal y de un vegetal, se les encuentra por ejemplo, en el ratón, la mosca drosofila, un pequeño gusano (Caernorhabditis elegans) así como en una planta floral (Arabidopsis thaliana).
Como dijo Dominique Meyer, biólogo miembro activo de la Academia (francesa) de las ciencias, "maravilla de la unidad del mundo vivo, nosotros compartimos estos genes supervivientes de la evolución con nuestros ancestros comunes desde hace mas de un millón de años" (3). Es el momento de recordar que, en cierto modo, durante su desarrollo intrauterino, el embrión humano rehace "en aceleración" el extraordinario proceso de hominización, pasando por las fases de desarrollo en las que presenta branquias, manos y pies palmeados, viejos "recuerdos", viejas huellas, viejos "restos" de sus ancestros acuáticos. De hecho, esta noción es capital, cada uno de nuestros genes parece "heredado" de un ancestro distinto. El ser humano es pues una especie de patchwork genético. Se construye sobre elementos reptilianos, y se parece a las aves y a los peces (ya que los animales terrestres han aparecido a partir de peces salidos del agua hace millones de años). Pero ellos mismos son resultado de las algas, y éstas de moléculas inorgánicas, etc. Toda esta "genealogía" demuestra científicamente el íntimo parentesco del ser humano con el mundo mineral, vegetal y animal.
Estos datos científicos me parecen mucho mas interesantes y "extraordinarios", para dar cuenta de la posibilidad homeopática de reequilibrar un organismo humano con un medicamento mineral, vegetal o animal singular "personalizado", que el invocar una energía vital anticuada. Además, estos "validan" ampliamente el interés y la pertinencia de la relectura de la materia médica a partir de la individualización de la matriz tal como la conduce Marc Brunson, igualmente hacen mas comprensibles las aportaciones de Rajan Sankaran sobre la importancia de todo lo que el llama "non human specific" en la observación del paciente y las de Scholten sobre las relaciones entre los medicamentos homeopáticos minerales y el análisis por elementos I y por grupo químico. Todo el saber científico moderno demuestra pues, que el ser humano no es mas que uno de los elementos de la inmensa cadena de solidaridad de los mundos humano, animal y vegetal. Es porque el ser humano esta dentro de un paréntesis extraordinariamente íntimo con el conjunto de la naturaleza que la lógica de la semiología del paciente "responde" tan bien a una lógica de la matriz del medicamento. Sin este enfoque genealógico, las correspondencias entre matriz medicamentosa y cuadro patológico no pueden llevar mas que a "explicaciones" fantasiosas, prestándose a la sonrisa y suscitando la sospecha, por no decir la mofa, por parte de la comunidad medica científica.
Sin este enfoque genealógico, no se entiende, cómo no podría parecer extraño, descabellado y totalmente infundado que la toma de una dosis diluida de azufre, de anémona de los prados o de leche de gata pueda aportar un gran alivio, incluso la curación de un estado patológico severo con un estado lesional avanzado. Mientras no establezcamos que nuestra práctica, basada sobre la observación y la toma en consideración del cuerpo vivido, toma sus orígenes y sus cimientos biológicos de la genética de la evolución y los fenómenos de la integración biológica, la práctica homeopática sólo podra pasar a los ojos de la comunidad medica y científica, como "fantasiosa", o incluso como totalmente insensata. Nos remitimos a la evidencia del hecho que datos científicos muy sólidos abogan a nuestro favor, poniendo por delante lo que nosotros, médicos homeópatas, "sabemos" desde hace mucho tiempo, a saber, el formidable parentesco entre el ser humano y todo el mundo animal, vegetal y mineral. Esto nos hace salir del puro empirismo, del puro pragmatismo, a menudo suficiente en el plano de la prescripción pero muy insuficiente en el intercambio con los otros y que permite, por añadidura, adaptarse demasiado fácilmente a una visión de la homeopatía anticuada y anacrónica. Comencemos pues a rendir cuentas, por medios de los datos científicos mas especializados, del hecho que no hay nada mas lógico si todas las propiedades, todas las cualidades, relaciones y ritmos de evolución o casi, del paciente parecen ser "prolongaciones " humanizadas de propiedades de la materia mineral, del mundo vegetal y de propiedades "animales". Sepamos mostrar que, a primera vista, lo que parece una relación muy extraordinaria, es de hecho, de una gran lógica científica.
La clave, lo esencial es comprender que el muy lento proceso de evolución ha puesto en silencio, en el ser humano, ciertas funciones arcaicas y ha "perfeccionado" otras. Pero, también pueden aparecer ciertas de entre ellas propias al ser humano, no conviene nunca olvidar que esta evolución hacia lo humano es siempre efectuada a partir de funciones menos integradas y anteriormente no especificas del ser humano. Lo nuevo nunca ha borrado lo antiguo pero siempre se apoya, se "trasplanta", sobre el. Lo humano nunca ha borrado el animal, el vegetal ni el mineral ya que el mamífero no ha roto totalmente con el reptil o el pez, del mismo modo que el animal mismo, no ha roto con el vegetal, y que animal y vegetal no son, después de todo, constituidos mas que de materia mineral inorgánica. De su largo recorrido ininterrumpido de complexíficación organizacional, el organismo humano no ha "olvidado" nada. Tomemos una metáfora informática.
Me parece completamente lícito postular e imaginar que cada organismo humano pueda funcionar según las "configuraciones" o los "programas" muy distintos, heredados de nuestra evolución biológica, pero siempre extraídos de la inmensa "logiteca" sobre la que nuestra evolución se ha constituido. La genética de la evolución se vuelve pues menos asombrosa de lo que nos parecería el hecho de que los desequilibrios patológicos de los pacientes necesiten de la prescripción homeopática de minerales, de vegetales o de animales. No es mas sorprendente que la tarentula o la leche de gata correspondan a desequilibrios humanos bien localizables ya que nuestra organización de base genético-neuro-endocrino-biológica no es específicamente humana mas que marginalmente . Las propiedades atribuidas en clínica a los tres reinos de medicamentos son lógicas (incluso si necesitaran de numerosas profundizaciones, afinamientos y ciertas correcciones) y completamente "ancladas" en la genealogía de la organización biológica. La estructura y las relaciones, esto es mas bien elemental, así pues "mineral". La planta inmóvil que sufre, "impotente", las influencias exteriores, extrae de dentro de su sensibilidad las informaciones indispensables para su desarrollo y su adaptación; corresponde pues, lógicamente, tiene un vivido mas "sensible". En cuanto al animal, sus características apuntan mas hacia su "finalidad", hacia la "tarea" que tiene que cumplir para sobrevivir y perpetuar la especie.

4) EL CUERPO VIVIDO, UN NUEVO OBJETO BIOLÓGICO QUE RESULTA INELUDIBLE
El concepto de cuerpo vivido me parece esencial. Define nuestro objeto y ofrece un estatus a la homeopatía haciendo de ella la rama de la medicina moderna que lo toma en cuenta y lo cuida. Según mi modo de ver, este concepto podría convertirse en ineludible, uno de estos conceptos que modifican la percepción que uno tiene del mundo, en este caso del ser humano y de la enfermedad.
En este sentido, el concepto de cuerpo vivido también me parece potencialmente importante y novedoso como lo ha sido el del inconsciente, por ejemplo, a principios de siglo XX. Que el ser humano posee dentro de sus estructuras, elementos comunes a otras especies vegetales y animales no sorprenderá a nadie dentro del mundo científico. El aporte "revolucionario" de la homeopatía reside en la puesta al día del hecho que estos elementos estructurales son todavía completamente funcionales, que nuestra humanidad esta, de parte a parte, apoyada, recorrida y atravesada por estos funcionamientos pre-humanos. Que se expresan, no a pesar de nuestro estatus de ser humano, sino que le pertenecen completamente. Que ellos no "parasitan" nuestra humanidad sino que la apuntalan y la constituyen. Freud afirmó que el hombre había sufrido tres heridas narcisistas. Con Galileo, había perdido la ilusión de ser el centro de la creación ya que no era el sol que giraba alrededor de la tierra sino a la inversa. Con Darwin, tomó conciencia que estaba emparentado con los animales y no era un ser excepcional completamente aparte. Con el psicoanálisis, el yo se da cuenta de que no es "dueño de si mismo". La homeopatía deberá mostrarnos, mañana, que en la humanidad, se expresa a diario, de parte a parte, una dimensión vegetal y animal (y también, incluso, no he hecho mas que aflorarlo en este artículo, una dimensión mineral). Todo lo que hay de mas específicamente humano en nosotros se encuentra apoyado sobre las "huellas" y los funcionamientos mas arcaicos. Nuestra humanidad "prolonga" los dinamismos vegetales y animales. Esta "filiación" es mucho más radical que la que consideraba Darwin, ya que es una dimensión "ante-humana" actual, activa y constitutiva de nuestra humanidad.
El concepto de cuerpo vivido que he desarrollado aquí ¿será "recogido" por las otras disciplinas científicas? A mi parecer, este es un punto esencial y determinante para el futuro de la homeopatía. Conviene reflexionar, a continuación, sobre la estrategia que queremos poner en marcha. Creo, por mi parte, que sería bueno que pudiéramos inscribirnos de pleno derecho en el universo médico y científico moderno. Ante todo, porque la homeopatía lo merece. A continuación, porque esto nos permitiría participar en redibujar este universo.
Creo haber esbozado la manera por la que la homeopatía puede empezar a apoyar la lógica de su sutilidad semiológica y la del fantástico abanico de su farmacopea, bajo datos científicos sólidos y cimentados. La farmacopea e indicaciones terapéuticas pierden así mucho de su carácter "misterioso" para anclarse en un conocimiento mucho mas profundo del hombre que la concepción de la medicina llamada clásica. No porque la homeopatía esté completamente alejada del materialismo clásico, sino mas bien, porque posee una visión mucho mas sutil y profunda de este "materialismo". El funcionamiento del cuerpo humano, comprende la actividad psíquica, resultado de un fenómeno de integración y de la complejización creciente que se ha efectuado a lo largo de millones de años. El resultado es un ser humano en que los niveles emergentes de funcionamiento mas "elaborados" y los mas "civilizados" no impiden que, a veces, el individuo pueda funcionar con niveles de integración "inferiores" requiriendo la prescripción del medicamento homeopático mineral, vegetal o animal correspondiente.
Algunos dirán que si el ser humano no es mas que materia en sus constituyentes, en cambio es mucho mas que esto, de hecho completamente otra cosa. Seguro, pero una sinfonía de Mozart no es mas que la reunión y sucesión de notas, de sonidos, de longitud de ondas, de tal manera que es más que esto, en realidad completamente otra cosa. Así el ser del hombre, si trasciende bien evidentemente y ampliamente su materialidad, no se ancla menos completamente en esta materialidad. El "todo" que es mas que la suma de las partes emerge de las partes. Siempre la novedad surge de lo primitivo, de lo subyacente, de lo que la precede y la cimenta. El concepto de cuerpo vivido ofrece una inteligibilidad nueva a la homeopatía. Espero que el lector perciba todas las vías de dialogo que se abren ante nosotros si sabemos reivindicar y sacar adelante este objeto biológico nuevo. Sin embargo, insisto, para que se pueda abrir un verdadero diálogo con la antropología, la genética de la evolución, la neurobiología, la inmunología, la botánica, los especialistas en comportamiento animal, etc., todavía hace falta que nosotros seamos capaces de hacer comprender a estas disciplinas todo lo que ellas pueden ganar al emprender esto con nosotros. Y por esto, no hay otro medio que demostrarles que tenemos intereses comunes, referencias comunes, de hecho, un objeto común. Es por esto que insisto tanto en la importancia de definir nuestro objeto. No podremos intercambiar con los científicos de otras disciplinas si no poseemos uno o varios objetos compartidos con ellos. Cesemos de lamentarnos, o de complacernos de nuestra "marginalidad" y osemos reconocer que uno no puede interesar al otro y retener su atención, hacerse reconocer por él, mas que si el "objeto" del que se le habla es un "objeto" del que se podrá apoderar, por importarle en su propio dominio, que podrá cotejar y asimilar (en una primera aproximación al menos) a uno de los objetos de su disciplina personal. Papel y función que el concepto de cuerpo vivido, a mi parecer debería poder completar.
Querría terminar con una nota mas personal. Alguien a quien quiero mucho me dice de vez en cuando, durante nuestras discusiones, refiriéndose a los estudios de filosofía que he realizado después de estudiar medicina, "tu eres un filósofo". En general yo me defiendo completamente de  esto. Hoy día, después de haber escrito el libro, en el cual esta inspirado este artículo, estoy tentado de recoger, modestamente, esta afirmación a mi cuenta. En un sentido muy preciso. El del filósofo Gilles Deleuze. Para él, un filósofo es un inventor de conceptos. Su misión es la de constituir una "caja de herramientas", abierta y ofrecida a todos, en la que cada uno, colega o miembro de otra disciplina, pueda sacar para avanzar en su propio camino y llevar su propia reflexión. El cuerpo vivido, según mi parecer, es un concepto esencial. Es una herramienta de reflexión, de trabajo y de intercambio. Está, a partir de ahora, a disposición de todos, homeópatas o no. Desde este punto de vista, de este solamente, me siento un poco filósofo.

Philippe Marchat
Médico homeópata, Saint-Abit, Francia Autor de "La medicine Déchirée", editions Privat, 2001, y de "L'object de l'homeopathie": le corps vecu", editions E.P.M, 2006
Para todo comentario, contactar con el autor o pedir información: E mail: Phinnarchat@aol.com

NOTAS
(1) Especialmente con los trabajos de Antonio Damasio.
(2) Antonio Damasio, "L'erreur de Descartes", ed. Odile Jacob.
(3) Dominique Meyer, opus citado.